viernes, 24 de septiembre de 2010

"Honro el lugar dentro de ti donde el universo entero reside.   
La esencia divina de luz, amor, paz  y verdad de mi ser reverencia y honra a  la esencia divina de  luz ,amor ,paz  y verdad de tu ser,  cuando tú estás en ese lugar en ti y yo estoy en ese lugar en mí, entonces tú y yo somos Uno "

La realización de este blog nace desde mi deseo más hondo y humilde de compartir mi fascinación por el cuerpo humano, sus misterios, sus energías, su sensibilidad, su puente hacia latitudes del infinito...
Una revelación grandiosa puede iniciarse desde dentro de nosotros, sólo basta hacer contacto de la manera más simple, abriéndonos delicada y confiadamente para reconquistar nuestro potencial más puro: latidos, respiración, presencia, movimiento, armonía, amor, expresión... y todo comienza a fluir y a confluir de manera natural. "Existir" es un milagro y lo podemos constatar en cada inhalación.... en cada exhalación .
Mi primer agradecimiento es a la gran mano bondadosa de la divinidad que me sostiene y me llena de dicha día a día. A mis familiares y seres amados que me apoyan incondicionalmente. A todos mis maestros y amigos quienes me han transmitido sus conocimientos y experiencias y que grandemente han contribuido a ampliar mi visión.
Agradezco amorosamente a todos aquellos que se han abierto a esta experiencia, (y a quienes nunca lo han hecho deseen hacerlo en alguna oportunidad); más que mis clientes, primero que nada son mis hermanos y amigos, tengan la seguridad que siempre los recibiré con gran respeto, reverencia y amor; como si fueran la presencia divina de Dios mismo.
Vaya también mi gratitud, mi respeto y mi admiración hacia todas aquellas personas que son sanadores o que practican cualquier arte curativa; a todos aquellos quienes restablecen la salud del prójimo y que sobre todas las cosas creen que la mayor energía sanadora es: "el amor".



martes, 21 de septiembre de 2010

Tu cuerpo representa la existencia entera...

"Aquí en este cuerpo se encuentran los ríos sagrados; el sol y la luna así como todos los lugares de peregrinación. No he encontrado otro templo más sagrado que mi propio cuerpo"...  Canción tántrica

Somos parte de la naturaleza y de nuestra armonía con ella depende nuestro bienestar y nuestra salud. Hoy en día, sobre todo en nuestras sociedades occidentales ni siquiera nos percatamos del estado de disociación en el cual nos hallamos, nos hemos sumergido en el intelecto y hemos sobrevivido gracias a él. Hemos olvidado seguir nuestras voces internas, el placer del sano contacto amoroso, el afecto, el compartir, y la dicha de existir en plenitud. Nos hemos enfermado sin entender porqué y cómo: indiscutiblemente hemos roto el hilo de nuestra conexión más intrínseca.
A través del cuerpo podemos reencontrar esa puerta o ese camino de vuelta hacia el florecimiento de nuestra conciencia de "totalidad". El primer paso es escucharnos, lo cual supone una máxima apertura desde nuestro interior, una vez dada la apertura entonces fluimos, nos entregamos, somos compasivos y amorosos con nosotros mismos, soltamos la tensión excesiva que proviene del deseo de controlar, y al abrirnos al amor que parte desde nosotros, entonces comenzamos a irradiarlo hacia los demás.

Un mensaje desde mi corazón...

Por encima de toda meta , nuestra meta mayor en la existencia es expandir nuestra conciencia hacia  el espíritu de Unidad-Amor. Reconocer en nuestro corazón  la divinidad infinita y encender su luz para comprender nuestro propósito personal el cual muchas veces nos cuesta entender y abrazar. Nuestro maravilloso  viaje en la vida nos invita a reconocer la unidad en lo aparentemente dual, abrazando nuestras sombras y oscuridades en vez de apartarlas o evadirlas,  a honrar lo sagrado que se encuentra en toda la existencia , a ver la belleza y gracia que somos cada uno y reflejarla como  en un espejo en el otro (mi hermano), y a la vez honrar en él , el reflejo de mi propia divinidad grandeza y belleza.
Ser más humano  es ser cada día más capaz de conectar con nuestra verdadera esencia, vivirla y disfrutarla, no buscar esconder o pretender ser algo que no somos, porque paradójicamente  aunque “no somos perfectos; somos perfectos tal y como somos "  (nos suena raro, pero la parte que vemos vacía u oscura es la que nos completa ). Cada desdicha, cada obstáculo, cada imperfección que creemos tener es simplemente una cualidad en potencia, sólo nosotros decidimos en que substancia transformarla, y si estamos atentos sabiamente podemos  reconocernos  en los otros seres y al mismo tiempo ver como estamos unidos desde la misma fuente .


Nuestro corazón es el centro de la luz de nuestro espíritu. Mi mayor deseo es que la fuerza del corazón se apodere de nuestro ser, que nos relacionemos desde él, con pureza, con transparencia, tratando  a cada ser viviente con la misma reverencia amor  y respeto  con el cual  tratamos a nuestro propio ser. Allí se encuentra la metáfora del niño interior y el reino de los cielos:  ser puro de corazón, ser vulnerable, ser delicado, blando, receptivo, flexible, abierto, fluido, amoroso como sólo un niño puede ser.
Que la dicha se desborde en nuestro interior y valoremos posibilidad de  compartirla.
Que la gratitud  y el amor sea el sentimiento más constante en nuestro día a dia ,
Que apreciemos  todas las gemas que nos trae cada ser como enseñanza..
Que nos reconozcamos como amigos, como familia, como hermanos, como unidad..
 Que nuestros cuerpos sirvan de vehículo para la mente  y que nuestra mente sea vehículo y proyector de la pureza de nuestro espíritu. 
Agradezco infinitamente tu presencia en mi vida hermano-hermana,
te bendigo,
te baño en luz
con amor...

Thaís Elena 

martes, 10 de junio de 2008